La Tola


Mercado Central
/, :
Filed under: Lugares, Mercado Central | Etiquetas: ,

El nuevo y moderno Mercado Central nació de la coalición del Mercado de la Marín y el Mercado de San Blas. Esta unión se dio luego de un incendio hace unos 60 años. Recuerdan las vendedoras que por la quema el mercado desapareció. Creen que el flagelo fue provocado por una vela mal colocada a la Virgen Dolorosa, justamente bajo un altillo de madera muy seca. Por este percance las vendedoras fueron trasladadas a la Plaza Belmonte, mientras se hacían adecuaciones y se iniciaba la construcción del nuevo mercado en el antiguo camal.

La estructura del viejo mercado era de madera con cubierta muy alta de zinc y albergaba 50 puestos. El mercado de San Blas, dicen las vendedoras más antiguas, se dividía en dos plantas. Había la sección tercena y la de abastos. Cada una poseía todo tipo de alimentos y utensilios. Mientras que la sección flores y frutas se ubicaba en la vereda. Se vendían variedad de productos para satisfacer todas las necesidades… antes no había  los supermercados o micro mercados. Las vendedoras se proveían de los comerciantes mayoristas que entregaban la mercadería en los mismos puestos. La mayoría de productos eran ecuatorianos, a veces llegaban productos de otros países como: Colombia, Cuba y otros; sobre todo el azúcar que escaseaba en la época de desbordamientos del Río Chanchán.

El Mercado Central fue construido en la alcaldía de Chiriboga Villagomes y fue inaugurado en 1953. Allí se ubicaron a todas las vendedoras de los desaparecidos mercados de La Marín y San Blas. “La mayoría de los puestos eran heredados de madres a hijas y de sus abuelas” dice la Señorita María Aurora, quien heredó el puesto de jugos que su madre tenía en San Blas.  Así mismo, las Señoras Rondel cuentan que su madre vendía flores en el mercado de La Marín, puesto que hasta la actualidad lo mantienen en el Mercado Central. Las flores se traían del pueblo de Guápulo, de Nayón y de El Inca. En este mercado se encontraba de todo. Las personas de Quito y de otros lugares acudían por hierbas medicinales y hasta la actualidad existe la señora que vende las hierbas y que cura del espanto a los niños. Ella era la más solicitada además para curar el mal de ojo y el mal aire. Llegó a ser tan famosa que venían personas de otras ciudades a ocupar sus servicios y a comprar las famosas plantas medicinales muchas veces llamadas “Las Milagrosas”.

Las vendedoras de los dos mercados tenían Santos Patrones, eran devotas de El Corazón de Jesús y de la Virgen Dolorosa. Trasladaron su devoción al Mercado Central. Para las fiestas de la Virgen Dolorosa en mayo, se nombraban priostes que donaban lo necesario para el altar de la virgen. Ofrecían la  misa,  la banda, los castillos y la comida para los asistentes a las fiestas. Los comestibles, las papas con gallina y la chicha se brindaban a todos por igual. Según los priostes, la misa se ofrecía en el mismo mercado, o se escogía entre las iglesias de San Blas, la Basílica, María Auxiliadora o Cristo Rey. En la actualidad se sigue manteniendo la celebración de la misa.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: