La Tola


El Loco Caviedes

“El Loco Caviedes era mi hermano. Le decían así por la típica sal quiteña que él tenía. Pero yo le superé en todo sentido. Es por eso que el sobrenombre me quedó a mí”.

Es una de las joyas con las que aún cuenta el barrio. Nacido en el barrio de La Tola, estudió en el pensionado José Martí. A pesar de ser multifacético, no dudó ni por un instante de su profesión.  Con una sonrisa sincera, siempre esperó los dos timbres en su sastrería para saber que llegan los amigos y convertir su pequeño cuarto en un inmenso castillo de historias, música y recuerdos. Orgulloso hasta la muerte de ser toleño: “nacido bajo los huevos del león de la plaza grande”. Ramiro Caviedes lleva toda una historia en sus ojos. Bueno para un cacho, deportista, músico, dirigente en su gremio, reconocido como uno de los mejores sastres de Quito desde muy guambra, gran trompón, de corazón abierto y rebosante de alegría. Así, lleva el orgullo de ser: “El Rey de La Tola”.

Como todos los muchachos de la época fue parte del famoso oratorio festivo del Don Bosco. Entre sus miles de historias cuenta que: “El Padre Izurieta abarcaba a todos los niños de La Tola. Buen sacerdote, muy humano. Solía sacrificar un toro para repartirlo entre los niños de acuerdo a la cantidad de asistencias que se tenía en la libreta”.

Tuvo la suerte de vivir en una de las casas con mayor historia: la casa de la gallina de los huevos de oro, en un aserradero. Luego vivió en la calle Concepción junto al salón de “Mama Corazón”. Años más tarde se trasladó a la esquina de “los cuatro radios” (en la calle León y Chile) donde se reunían los músicos y vendían unas ricas aguas de canela. Aprendió el oficio en la casa de la familia Arboleda con quienes compartió muchos gratos recuerdos en la sastrería donde aprendió a dejar los pantalones “filo de cuchillo” (se raspaba el pantalón en las rodillas y quedaba el mugre ahí mismo para plancharle y se enduraba la tela hasta pararse solito).

Ya en el ejército fue el primer fusilero del tercer pelotón. Se inclinó por su pasión hacia la guitarra, dando serenos a las esposas de los oficiales y animando las horas sociales. Luego ingresó al conservatorio nacional de música y el encargado de aprobarle el ingreso fue el famoso Carlos Bonilla Chávez.

Su trayectoria deportiva también fue muy interesante. Trató de ingresar a uno de los mejores equipos de esa época: el Cerro Toleño. Tuvo que empezar barriendo la sede del club para que le acepten como socio. Luego fue parte de la directiva hasta ser el presidente del club y así pudo jugar para el Cerro Toleño. Era arquero y poco a poco fue ganándose la titularidad. Después fue parte de la decepción cuando la gente del “Diez de Agosto” le fue a pedir permiso al Pepe “Nacho” Sánchez para que Caviedes vaya a jugar en Patate. La respuesta textual fue: “A ese señor, les regalo”. Entonces los del “Diez de Agosto” vinieron a agradecer el regalito y en el viaje “El Loco” estuvo a punto de llorar. Ya a la hora de la verdad se jugó un partidazo en el que inclusive tapó un penal llevándose toda la gloria del triunfo. Tanto así, que lo enfilaron en el Deportivo Quito, cuando se jugaba en El Arbolito…

“Para ser el rey de la Tola hay que colaborar en todo sentido (pero en el barrio): musicalmente, en mingas, artesanalmente… ser parte de una gallada, la directiva o el comité barrial. Además hay que tener gracia, bondad y cultura”.

Relato de  Ramiro Caviedes


5 comentarios so far
Deja un comentario

Claro, quien no le conoce al “Loco Caviedes” hermano de otros buenos músicos. Le dicen también el sastrecillo Valiente” porque estando dando las últimas puntadas a un pantalon se le viene encima, se cayo el tumbado de su sastrería que estaba en la Don Bosaco y Pedro Fermin Cevallos, y nel loco salió blando por la polvareda que se hizo pero salio riendose. ¡Qué loco! No era el Padre Izurieta quien mataba una res para nosotros los guambras del oratorio. Le donaba el Presidente Camilo Ponce Enriquez pero ya hecho cecina, pues!

Comentario por Juan Ocaña

Presento disculpas. El verdadero “Loco” Caviedes ha sido Alfonso caviedes. El otro “Loco 2” es el Ramiro que no se queda atrás. Les hacía subir al altillo de su sastrería de la esquina Don Bossco y PFC a hacer música y el “Loco 2″ sacaba su saxofon y se acompañaban de unos vinillos (lease aguardiente”, “puro”, “plomo”, “fierro” como quieran llamarlo). Una ocación se bajó el loco del altillo y salió. No regresaba mientras afuera se oia un pito de algún policia de tránsito. Raro, a esa esquina nunca ivan los “chapas”. Salen a ver y era el “loco” Ramiro que se habia vestido el uniforme de algún cliente miembro de la gendarmería, y estaba dirigiendo el tránsito en la esquina.

Comentario por Juan Ocaña

Te quedo excelente Lito, pero lo que te falto es que jugo en la selección de Pi chincha

Comentario por Richard Nolivos

Nos preciamos de conocerle a Don Ramiro Caviedes, ser amigos personales, nuestro querido “Alcalde” que algún momento lo llamamos, el “loco” para los mayores….un saludo especial a toda la familia..especialmente a sus hijas….Sonia y las demás …y a su yerno Richard Nolivos amigo..de siempre…..Gonzalo Càceres Sánchez

Comentario por gonzalocaceress

Quiero felicitar el trabajo que realizan por rescatar a los personajes que hacen que el barrio la Tola, sea reconocido por sus diferentes manifestaciones; claro conocí al Loco Caviedes 2, persona muy alegre, amable, trabajador, que cada vez que saludaba salía con una gracia, él le realizaba los ternos a mi padre y hermanos, la hermana del señor es amiga de mi madre……!!!! Shajayra Muñoz Fernández.

Comentario por Shajayra




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: